Tarajal: Transformar el dolor en justicia

Título original: Tarajal: transformar el dolor en justicia
Género: Documental
Año: 2016
Duración: 33 minutos
País: España
Director: Ernesto G. Maleno
Guión: Helena Maleno, Ernesto G. Maleno

Por Calexico

El día 6 de febrero de 2014, al menos 14 personas inmigrantes murieron ahogadas y una más resultó desaparecida cuando intentaban alcanzar a nado la Playa del Tarajal, en Ceuta.

Mientras se encontraban en el agua, agentes de la Guardia Civil intentaron evitar que los inmigrantes alcanzaran tierra firme. Para ello, se valieron de material antidisturbios como pelotas de goma y botes de humo. Estos son los hechos. Probados e indiscutibles. El Juzgado de Primera Instancia nº6 de Ceuta ha dispuesto el sobreseimiento de la causa por falta de pruebas. El sobreseimiento se encuentra recurrido ante la Audiencia Provincial de Cádiz. El Gobierno español ha afirmado que los ahogamientos nada tienen que ver con los disparos de pelotas de goma u otro material antidisturbios. En palabras de la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, “las mafias son las responsables de que esto se produzca”.

El documental, realizado por el colectivo Ca-minando fronteras, denuncia la absoluta falta de asunción de responsabilidades por tales hechos y reclama justicia, entendida ésta en sus dos acepciones: justicia formal por las muertes de estas personas y justicia material que permita a sus familiares cerrar la herida. Habría que recordar a la vicepresidenta que no se está juzgando el fenómeno migratorio en general y sus diversas aristas, sino unos hechos concretos, de los cuales no se ha deducido responsabilidad alguna. El desarrollo de los acontecimientos se encuentra cubierto por un manto tenebroso y parece terreno abonado para la labor profunda de un periodista de investigación.

El documental muestra la consternación y el sufrimiento de los familiares de las víctimas. Quieren que se haga la luz, que se sepa dónde se encuentran enterrados sus familiares para poder honrarles según sus costumbres. Los cadáveres que aparecieron en el lado marroquí fueron identificados y recibieron sepultura con su nombre en el cementerio de Rincón (Tetuán). En España, los cuerpos han sido enterrados sin identificar y las autoridades españolas parecen no mostrar mucho interés en subsanar tal defecto.

Las familias de las víctimas, procedentes de Mali, Senegal o Costa de Marfil, se han unido y han constituido una asociación que luchará por el esclarecimiento de los hechos. Un hecho insólito que cobra vida después de la realización de un taller acerca de lo sucedido. A la muerte le acompaña la indignidad propia del olvido por lo sucedido. Que sepan, al menos, que recordamos, que somos conscientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *