La salud de la sociedad depende del derecho a la salud. Nota de prensa emitida por Harresiak Apurtuz

Harresiak Apurtuz – Coordinadora de ONG de Euskadi de Apoyo a Inmigrantes se posiciona frente a la publicación de la “ORDEN de 4 de julio de 2013, del Consejero de Salud, por la que se establece el procedimiento para el reconocimiento de la asistencia sanitaria en la Comunidad Autónoma de Euskadi a las personas que no tienen la condición de aseguradas ni de beneficiarias del Sistema Nacional de Salud, y se regula el documento identificativo y el procedimiento para su emisión”

• Ponemos en cuestionamiento el carácter universal de la atención sanitaria debido al mantenimiento de requisitos restrictivos de acceso al sistema.
• Invitamos a las/los responsables de la aplicación de los procedimientos a procurar la simplificación y atención coordinada y transparente de las demandas.

En el marco de la Campaña “La salud de la sociedad depende del derecho a la salud” los colectivos agrupados en Harresiak Apurtuz manifestamos, por un lado, el reconocimiento hacia la implicación que está teniendo la legislación autonómica en materia sanitaria, a fin de dar cobertura a las personas inmigrantes en situación irregular, como elemento diferencial de la aplicación del RD 16/2012 que se está ejecutando en el resto del estado español desde hace más de un año. Entendemos que esta línea de trabajo abierta por el Gobierno Vasco pretende garantizar la atención más amplia y posible a las personas inmigrantes en situación irregular pero, por otro lado, creemos firmemente que no es suficiente.

Con la aparición el día 22 de julio de 2013, de la Orden que regula el Decreto 114/2012, se deja en evidencia que en la CAPV:

– No existe una atención universal. Frente a las últimas declaraciones realizadas por el Departamento de Salud del Gobierno Vasco, Harresiak Apurtuz pone de manifiesto que se mantienen requisitos de acceso al sistema sanitario que son de reciente incorporación en la norma; básicamente 1 año de padrón; y que no están contempladas en el anterior “Decreto 26/1988, por el que se reconoce el derecho a la asistencia sanitaria prestada por el Servicio Vasco de Salud/Osakidetza en la Comunidad Autónoma del País Vasco a quienes carezcan de los suficientes recursos económicos y no estén protegidos por el sistema Seguridad Social”.

Se mantienen así la ciudadanía de primera, segunda y tercera categoría en función de la situación administrativa y con colectivos que quedan claramente excluidos de la atención.

– Se concretan procedimientos que plasman la rigidez de la norma: no la simplifican y no la esclarecen; más aún, se pierde la flexibilidad que había permitido hasta ahora la atención.

– No se clarifica cómo se pondrá en marcha la norma ni cómo se transmitirá a las/los responsables últimos de su aplicación:
el personal de Osakidetza. Durante este año de puesta en marcha de los mecanismos provisionales de atención sanitaria para personas en situación irregular, la falta de objetividad en la aplicación de la normativa e interpretación de las directrices internas han generado un elevado grado de confusión y, evidentemente, de perjuicio para las personas.

Es por ello que desde Harresiak Apurtuz y las 63 entidades sociales del ámbito de la inmigración que la conforman:

– Consideramos urgente retomar el reconocimiento del derecho a la atención sanitaria como un derecho universal e inalienable, en la línea manifiesta a finales de los 80’ y, por tanto, eliminar los nuevos requisitos incorporados en este Decreto y Orden.

– Consideramos imprescindible la toma de conciencia de que el reconocimiento a la atención sanitaria está siendo complicada, sobre todo para aquellas personas en situación más vulnerable: asiladas/os y personas con casuísticas administrativas complejas que incluso caen en la irregularidad sobrevenida como consecuencia de la falta de cobertura sanitaria.

Consideramos pues, que no deberíamos vivir con júbilo un proceso que, aunque sí nos pone en una situación ventajosa frente a otras Comunidades Autónomas, no garantiza la atención universal y la protección social para todas las personas, sobre todo para aquellas que están en situación más vulnerable.

El camino hacia el reconocimiento de derechos lo hacemos todas y todos; y los recortes sociales no pueden pasar desapercibidos.

 

Bilbao, a 25 de Julio de 2013
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *